Entender el maullido de un gato

‘Miau’ de un gato no es sólo un simple sonido de un gato. En realidad es un método sorprendentemente sofisticado de comunicación. Hábitos de vocalización de un gato y la voz son tan individuales como la voz de una persona. Usted puede tener un gato que casi nunca hace un sonido o puede que tenga uno que es muy hablador. Las diferentes razas tienen diferentes maullidos que suenan así. Por ejemplo, los gatos siameses son famosos por su lamento particularmente estridente.

El tipo más común de maullido es un grito lastimero de atención – si su gato está caminando hacia atrás y adelante en la cocina, el probablemente quiere comida para gatos.
Si sus maullidos ocurren cuando usted acaba de venir a casa, su gato está probablemente contento de verlo y quiere ser acariciado o recogido – el maullido de bienvenida, sobre todo cuando se repite constantemente, también está relacionado con el apareamiento.
Una gata en celo suele maullar constantemente para anunciar su disponibilidad a los varones – en algunos gatos que esto puede convertirse en llanto prolongado a todas horas, de día o de noche.

A veces un gato hará extraño parloteo o incluso balando sonidos al descubrir presa que es inalcanzable.  Nadie está completamente seguro de por qué los gatos hacen esto. Algunos sugieren que se trata simplemente de un sonido de anticipación felino o la frustración, como si alguien relamerse los labios. Algunas personas llegan a pensar que es una estratagema por parte del gato para llegar a su presa para investigar el extraño ruido. Gruñir, escupir, silbidos y gritos son todos los gritos agresivos o defensivos. Por lo general es bastante claro si un gato está enojado o asustado. Del mismo modo, el ronroneo necesita poca explicación. Esto significa que su gato es el contenido.

Debe tenerse en cuenta que si usted tiene un gato tranquilo que de repente empieza a maullar o un gato en voz alta que se detiene de repente, podría indicar que su gato está enfermo. Usted debe prestar especial atención si su gato comienza maullando constantemente durante el uso de la caja de arena, limpieza de sí misma o de comer comida para gatos. Cualquiera de ellos podría ser signos de sufrimiento. Esto ocurre con el resto de mascotas, que siempre quieren hacernos saber sus necesidades y por ello hay que estar muy atentos a los sonidos que éstas emiten para ayudarnos a conocerlas mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *